Capítulo IV – Bonos

Aquí encontrarán el ppt y el pdf de Bonos.

Archivo .pdf

Saludos, JM

PRO.DI.BUR (Coming Soon)

A partir de los próximos días estará comenzando la inscripción en el programa de simulación bursátil PRO.DI.BUR. (Programa de Difusión Bursátil), organizado por el MerVal a través del IAMC (Instituto Argentino de Mercado de Capitales). El mismo consiste en una simulación, donde los participantes recibirán un monto virtual que podrán invertir, con el objetivo de obtener la mayor rentabilidad posible.

Para todos aquellos a los que les interese participar, las inscripciones serán del 11 de febrero al 9 de marzo. El programa es totalmente gratuito.

Mas información en PRO.DI.BUR

Slides Clase de Bonos

Les dejo los slides de la clase de bonos. Tengan presente que se trata de SOLO una Guía de Lectura para seguir la bibliografía. (Fabozzi y Paper de Darden)

Cualquier duda sobre los temas tratados en clase, pueden postear sus consultas en los comentarios.

Para bajar los slides hacer click ACA!

Slides clase de Tasas

Aca van los slides de las clases de Tasas del jueves 9 de agosto.

Cualquier duda sobre los temas tratados en clase, pueden postear sus consultas en los comentarios.


Aca podrán encontrar la versión para bajar
Alejandro Salevsky Ezequiel Calviño Juan Manuel Cascone Pablo Techera finanzas UCA mercado de capitales

Las empresas recompran deuda por liquidez del mercado

Les copio un artículo publicado en Infobae Profesional que nos alcanzó Juan Ignacio Ramallo, un alumno actual, en donde se comenta porque las empresas estan optando por recomprar deuda.

Van a ver varias cuestiones tratadas en las últimas clases como ser:

  • Ventajas y desventajas de la deuda
  • Opciones de utilización de efectivo
  • La importancia que tienen los covenants como limitadores de las opciones estratégicas de una compañía
  •  Las ventajas para las compañías de los instrumentos con cláusulas de rescate

Muchas Gracias Juan!!

Empresas recompran deuda por liquidez del mercado
La calificadora Standard & Poor’s señala que las compañías que ya habían reestructurado su deuda, ahora la recompran en condiciones más flexibles

Luego de haber dejado atrás casi por completo la etapa de las reestructuraciones de deuda en situación de incumplimiento (“default”), el sector corporativo argentino comienza paulatinamente a tomar ventaja de las ventanas de financiación que se abren en los mercados de crédito para las compañías que operan en países en desarrollo. En ciertos casos, la captación de nuevos fondos responde a la necesidad básica de refinanciar los vencimientos de principal pactados originalmente.

Sin embargo, incluso compañías cuyos vencimientos de capital son manejables en comparación con su generación de caja, optan por aprovechar la liquidez existente en los mercados para reformular su deuda en condiciones más favorables. Esto tiene por lo general dos objetivos principales: extender los perfiles de vencimiento, y al mismo tiempo, obtener términos y compromisos más flexibles que aquellos resultantes de los procesos de reestructuraciones, cuando la posición negociadora era más limitada.

Repasando la historia de los últimos 15 años, el financiamiento corporativo en el país atravesó tres grandes etapas: la importante ola de financiamiento que tuvo lugar durante gran parte del periodo en el que estuvo vigente la Ley de Convertibilidad, el default de la mayoría de los emisores argentinos durante la profunda crisis de 2001-2002 (incluyendo el default del soberano y la fuerte devaluación de la moneda) y la etapa de las reestructuraciones desde 2003 a esta parte.

Con distintos matices, las deudas surgidas de los procesos de reestructuración contienen por lo general cláusulas restrictivas, que tienen como objetivos principales limitar el endeudamiento adicional y la discrecionalidad de las compañías en el manejo de su caja, procurando que la misma se destine fundamentalmente al repago de deuda. Estas restricciones operan generalmente estableciendo límites a las inversiones de capital, y al pago de dividendos, entre otras posibles aplicaciones de fondos.

Adicionalmente, cla gran mayoría de las deudas reestructuradas contienen cláusulas de prepago o rescate anticipado mediante la aplicación de fondos excedentes o flujo discrecional (conocidos como mecanismos de “cash-sweep”). En este último punto, la incertidumbre con respecto al flujo de fondos futuro de muchas de las compañías al momento de reestructurar jugó un papel clave, ya que el objetivo detrás de este tipo de cláusulas es compartir con los acreedores el beneficio de cualquier potencial mejora en el desempeño financiero.

Un ejemplo típico resulta el de las compañías de servicios públicos, que debieron llevar adelante la reestructuración de sus deudas financieras sin haber concluido la renegociación de sus contratos de concesión y licencias.

Si bien tal vez sea prematuro hablar de una cuarta etapa en el financiamiento corporativo argentino, principalmente desde 2006 se observan casos de emisores que buscan nuevos fondos para refinanciar toda su deuda reestructurada, reemplazándola por nuevo endeudamiento con condiciones más flexibles. Esta situación es posible debido a los elevados niveles de liquidez disponibles en los mercados internacionales, circunstancia que acompaña la recuperación de la economía argentina, con sus consabidas tasas de crecimiento de más del 8% anual desde 2003.

En opinión de Standard & Poor’s, la exitosa refinanciación de deuda reestructurada es positiva ya que, por lo general, estas operaciones traen aparejada una extensión en los perfiles de vencimientos de deuda, al tiempo que la liberación de cláusulas restrictivas tiende a mejorar la flexibilidad financiera de las compañías. Al mismo tiempo, comienza a tomar nuevamente una mayor relevancia la política financiera llevada adelante por cada compañía (entendiendo por política financiera el conjunto de decisiones de inversión, de financiamiento, de pago de dividendos y de estructura de capital tomadas por la gerencia de cada compañía).

Algunos numeros rojitos


Estuvimos charlando bastante sobre cuestiones relacionadas con el financiamiento del estado. En base a dos arts que salieron esta semana quisiera comentar dos puntos

  • Implicancias del control del índice inflacionario sobre el superavit primario (Ver artículo en LN) (Gracias Nico Aliberti)
  • Potencial primer rojo en el superavit primario (Ver artículo en El Cronista o en La Nación)

Sobre las implicancias de la problemática con el INDEC específicamente en lo relacionado con el cálculo del índice de la inflación.

Como analizamos, se genera un ahorro fiscal generado por tener un índice de inflación menor al de la opinión de mercado entre otras cosas por el ahorro de en los servicios de Deuda Soberana.

Toda la deuda indexada se paga en base a ese índice, el control del mismo puede tener serias implicancias en el valor de dichos bonos y en el fondo en la credibilidad del macrosistema financiero de la nación.

Salió en LaNación el 21/3 un highlite sobre un estudio de la consultora “Economía y Regiones” en donde se muestra el efecto potencial del ahorro fiscal generado en el año por los menores egresos de servicios de deuda indexada.

Por otra parte, hoy salieron publicados los datos fiscales del mes de febrero los cuales como gran punto marcan el primer rojo potencial en la administración K que gracias al aporte de reservas del BCRA y aportes del PAMI y la ANSES se pudo sustentar.

Resumo a continuación algunas cuestiones mencionadas en ambos arts que me parecen interesantes así como algunos datos extras para complementar.

  • Suponiendo una inflación real proyectada para el 2007 del 15% y una inflación INDEC del 10% el gobierno se ahorraría un total de 3.724MUSD (310MUSD mensuales)
  • El superavit primario es de aproximadamente 1.968M ARS (634M USD).
  • El total de deuda indexada alcanza actualmente 54.349M USD (42% de la deuda soberana) pero obviamente este valor aumenta a medida que aumenta el índice de inflación.
  • De no ser por el aporte de 1.009M ARS (325M USD) realizado por el BCRA en concepto de transferencia de utilidades y de 620M ARS (200M USD) aportados por otros entes del estado, el superavit fiscal se hubiese trasformado en DEFICIT de 1.500M ARS (480M USD)
  • Si a esto le sumamos el ahorro promedio generado por los ahorros de deuda indexada, llegaríamos a un deficit de 2.450M ARS (790M USD)

Esto no implica todavía nada en mi opinión por que estamos analizando los números de febrero. El Estado así como cualquier empresa cuenta con variaciones lógicas estacionales pero por otra parte no es menor el dato que por primera vez exista un rojo y que justo coincida con las épocas del control de inflación.

Por otra parte, dicho control no solo genera como bien cita Javier Blanco al estudio de E&R en su artículo ahorros por menores servicios de Deuda Soberana sino que también:

“A menor inflación «oficial», mayor sería el poder adquisitivo de los aumentos salariales nominales que se otorguen; mayor el margen para que estadísticamente se reduzcan los niveles de pobreza e indigencia y menor debería ser la presión para que se actualicen los salarios públicos y, por ende, disminuye la presión sobre el superávit primario”

McKinsey: Mapping the global capital markets

Transcribo las ideas principales de un artículo muy interesante publicado en el McKinsey Quarterly a mediados/fines del año pasado caracterizando los mercados de capitales mundiales.

Les recomiendo leerlo entero lo van a encontrar en este link.  El acceso al McK Quarterly es gratuito pero tienen que registrarse. Suelen ser interesantes los artículos que publican así que no esta de más.

Mapping the global capital markets

The world’s capital markets now enjoy unprecedented breadth and strength. Financial institutions routinely move trillions of dollars of assets—stocks, bonds, and other instruments—around the globe. Cross-border capital flows and foreign holdings of financial assets continue to grow rapidly, linking individual financial markets into an increasingly integrated global one.

Executives who seek to raise money, institutions hoping to shape the global capital market, and policy makers who regulate it must all understand its evolution. The McKinsey Global Institute (MGI) has conducted a yearlong research effort on the world’s financial markets and created a comprehensive database of the financial assets of more than 100 countries since 1980. Together, these assets make up the global financial stock.

This research yielded several notable observations. One of them is simply that global capital markets are huge: we calculate that the world’s financial assets now total more than $118 trillion and will exceed $200 trillion by 2010 if current trends persist.

The stock of global financial assets has grown faster than the world’s GDP, indicating that financial markets are becoming deeper and more liquid. With a few qualifications, this trend bodes well for the world’s economies, since deeper markets provide better access to capital and improve the allocation of risk

Much of the growth in global financial assets comes from a rapid expansion of corporate and government debt, with all of the attendant benefits and risks. Last, the roles that major countries and regions play in capital markets are changing. The United States has the largest of them, which attracts foreign issuers and investors alike. European markets are becoming more integrated, however, and gaining in market share and depth. Meanwhile, Japan’s role in global capital markets is diminishing and China has become a new force

$118 trillion and growing

The total value of the world’s financial assets (including bank deposits, government debt securities and corporate-debt securities, and equity securities) stood at $118 trillion at the end of 2003, up from $53 trillion in 1993 and from just $12 trillion in 1980.

This $118 trillion is the total amount of capital intermediated through the world’s banks and capital markets and made available by them to households, businesses, and governments. A simple extrapolation indicates that the value of global financial assets will exceed $200 trillion by 2010. The growth so far has been accompanied by a striking shift away from banks and toward market institutions as the primary financial intermediaries. That change can be seen in the declining share of bank deposits in the global financial stock—to 30 percent today, from 45 percent in 1980—and in the corresponding increase in the share of debt and equity securities. The liquidity of world capital markets has increased as a result.

Les recomiendo la lectura del artículo entero, hay muy buena data de la composición de los mercados mundiales.