Parenlo que va a explotar!

El martes pasado La Nación publicó la nota, que transcribo abajo, del Wall Street Journal en la que se hace referencia al imparable crecimiento que viene acumulando la bolsa china.

La autoridad monetaria ya incrementó por cuarta vez consecutiva los tipos de interes para intentar de esta manera desalentar las inversiones bursátiles pero no ha tenido suerte hasta el momento.

¿Qué estrategia de inversión implementarían ustedes si vivieran en China y tuvieran US$ 50K para invertir?

SHANGHAI — El porfiado optimismo de los inversionistas chinos está causando dolores de cabeza a las autoridades del país, que aún no logran frenar una carrera bursátil alcista de 22 meses que tiene a varios analistas con los nervios de punta.

Ayer, las bolsas chinas hicieron caso omiso de un alza en las tasas de interés y un paquete de medidas que constituyen el intento más directo para calmar el entusiasmo de los inversionistas. El Indice Compuesto de Shanghai pasó una hora en territorio negativo antes de repuntar y cerrar con un avance de 1% a 4072,23 puntos, un nuevo récord. El indicador acumula un alza de 52% en lo que va del año.

El índice de Shanghai ha cuadruplicado su valor en menos de dos años y su capitalización de mercado se ha quintuplicado, para bordear los US$ 2,6 billones (un millón de millones). Los analistas señalan que el gobierno chino es renuente a desencadenar un desplome del mercado y que está al tanto de que la mayor parte de la inversión proviene de familias de clase media que son fundamentales para estimular las ventas de automóviles, viviendas e impulsar la economía en general.

Ahora, los analistas se preguntan cómo Beijing responderá a un mercado que incluso los inversionistas catalogan como una burbuja.

Jerry Lou, estratega para China de Morgan Stanley en Hong Kong, dice que el gobierno podría imponer un impuesto sobre las transacciones bursátiles o introducir alguna forma de ganar dinero mediante la venta de acciones, como las ventas al descubierto. El analista, no obstante, añade que es improbable que los líderes chinos impongan medidas drásticas si los inversionistas llevan los índices bursátiles a alturas aún mayores. “Mientras más espere el gobierno chino, más pasivos se volverá debido a que aumentará el costo de enfriar (el frenesí bursátil)”, afirma.

En la mayoría de los mercados, las alzas en las tasas de interés son más que suficientes para calmar los ánimos de los inversionistas, quienes temen una desaceleración económica. Un aumento en las tasas de interés a menudo perjudica a las acciones al elevar los costos de financiamiento de las compañías, entre otros motivos.

El alza de tasas en China, sin embargo, no ha disminuido el entusiasmo. Ayer fue la cuarta ocasión consecutiva en la que el mercado subió el primer día después de un aumento de las tasas de interés.

El incipiente sistema financiero chino limita la efectividad que los cambios en las tasas de interés tienen sobre la economía. El objetivo del alza decretada durante el fin de semana es restarle brillo a las acciones al aumentar el atractivo de los depósitos bancarios. Ahora, un depósito a un año ofrece un interés de 3,06 por ciento.

Ese interés, no obstante, está sujeto a impuestos por lo que los depósitos bancarios todavía no son una alternativa atractiva en un país donde la inflación anual bordea el 3%. Los préstamos a un año tienen una tasa de 6,57 por ciento.

Los ciudadanos comunes siguen prefiriendo las acciones y tal vez capten la indecisión de las autoridades. “El gobierno teme que el mercado haya subido demasiado rápido y también le preocupa que vaya a colapsar”, dice Yi Xianrong, investigador de la Academia China de las Ciencias Sociales, en Beijing. En público, el gobierno es “ambivalente”, dice, pero la gente “quiere ganar una fortuna de la noche a la mañana”.

A pesar de la creciente preocupación de Beijing, los inversionistas creen que el alza del mercado no se detendrá al menos hasta los Juegos Olímpicos del próximo año. “El gobierno quiere que el mercado suba. Quieren que la gente común gane dinero”, dice Xie Zhonghua, un trabajador de 53 años que fue despedido y que se dedica a la compraventa de acciones desde hace dos años.

Qi Yiqin, de 55 años, dice que la racha alcista podría durar hasta junio o julio y ha reducido su portafolio en un 70%. Su actual estrategia es comprar y vender rápidamente y confía en su capacidad de “correr cuando el mercado empiece a caer en forma precipitada”.

No obstante, con cerca de 100 millones de cuentas abiertas, incluyendo 310.000 abiertas el viernes, cualquier ola de ventas podría poner a prueba los límites del sistema.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: