El ¿misterio? del perro que ladra

Ayer domingo el Diario Clarín, en su suplemento económico dominical, presentó una nota llamada ¨El misterio del perro que no ladra¨ (http://www.clarin.com/suplementos/economico/2007/05/06/n-01003.htm). Entiendo que fue un artículo realmente escrito por el periódico ¨The Guardian¨. El copete de la nota decía lo siguiente:

¨La libra esterlina roza los dos dólares. ¿Por qué los industriales británicos, presumibles damnificados, no ponen el grito en el cielo? Quizás porque ya no tienen fábricas.¨

No es novedad que la composición del PBI mundial no es la misma que años anteriores, y que la tendencia apunta a cada vez más Servicios y menos bienes físicos. Tampoco que los países desarrollados tienen un ponderación mucho más alta en lo que a servicios se refiere que los países menos desarrollados.

Es por ello que, a priori, se me ocurren dos temas para pensar: ¿Qué rol queremos que juegue la Argentina en el mundo, en cuanto a generador de bienes y/o servicios? ¿Es imprescindible mantener el tipo de cambio Alto para ser competitivo?


Para poner un poco de números, el sector comparable a lo que el artículo llama ¨fábricas¨ sería la industria manufacturera, sumado a Agricultura/Mining, que son sectores mayormente exportadores. Estos representan el 22/25% del PBI argentino. No dudo que el tipo de cambio a 3,0/3,15 los haga más competitivos, pero no es sostenible a largo plazo. Me parecería bueno dejar de pensar en ¨X sector es competitivo¨ para llegar a ¨El país es competitivo¨. Por supuesto, aquí intervendrían mas cuestiones, tales como eficiencia de recursos, servicios de transporte en buenas condiciones, etc.

Volviendo a la nota y comparando con nuestro país: ¿Podrían imaginarse a la UIA o al Agro no diciendo nada ante una apreciación del peso tal como la vista en Inglaterra?

Para concluir, e indagando un poquito más en como está compuesto el producto del país, fijense que el 0,1% que se lleva ¨Fishing¨ no hace más que corroborar a nuestro ex presidente Fernando de la Rua, cuando excusándose por el mal desempeño de la economía en su gestión, oportunamente advirtió ¨Tenemos mala suerte… por ejemplo, se extinguió la Merluza¨

4 comentarios to “El ¿misterio? del perro que ladra”

  1. Ale Salevsky Says:

    Jeje habría que ver cuando era 1 a 1 cuanto pesaba la pesca!

    Más allá de eso, comparto la idea. Sostener el tipo de cambio para mantener competitivo “un país” es olvidar que el tipo de cambio refleja en el fondo el valor relativo que tiene los bienes de un país frente a los bienes de otro.

    Si en lugar de estimular por el precio, se estimulara por el valor agregado y diferenciador de los bienes producidos las exportaciones dejarían también buenos ingresos al fisco pero con una moneda más fuerte, que permita desarrollar un mejor estandar de vida a los ciudadamos del país, y no solo a los exportadores (y agentes intermediarios, muchas veces estatales)

    Me gusta también el punto de pensar que en una economía mundial, inmersa en plena revolución de la información, en donde entre otras cosas como vos decis Juanma cada vez pesa más la economía de los servicios, nosotros estamos con una estrategia de ser “el granero del mundo 2.0”

    Una vez nos salió, aunque terminamos mal ante el primer estornudo del mundo. Y encima, en un entorno en donde SI pesaba la economía de la producción. Hoy, repitiendo el error y encima con condiciones distintas, ¿qué puede pasar?

  2. Por el camino correcto? « Condensador de Flujo Says:

    […] exportación de Servicios. Recordemos algunos datos que comentamos anteriormente en nuestros posts: el misterio del perro que ladra,  Algunos números […]

  3. Nicolas Says:

    Me parece correcto el analisis en lineas generales, aunque bastante utopico. No creo que la Argentina está en condiciones de apreciar su moneda, por supuesto que sería bueno un país con una industria competitiva que no dependa exclusivamente del tipo de cambio, pero para eso debería haber una infraestructura adecuada, una industria nacional generadora de bienes intermedios y de capital (que no tenemos, estos se importan) para ser autosuficientes y una adecuada provisión energética, además de un plan estatal consecuente de una clase política que deja mucho que desear, sin dejar de lado el resto de la sociedad argentina (egoista y retrogada si las hay, incapaz de embarcarse en un proyecto conjunto a largo plazo).
    Me parece que se deja de lado el contexto argentino de los ultimos 30 años, donde sucesivas gestiones se cansaron de destruir la industria nacional existente (empezando con Martinez de Hoz y su apertura doblemente asimetrica -liberar las restricciones a las importaciones y mantener un tipo de cambio desfavorable a la industria nacional-; siguiendo con el Plan Austral y la inoperancia de Alfonsin funcional a los sectores financieros -y no a la industria- y finalmente con Cavallo y su fatídico 1 a 1, las privatizaciones, la deuda externa, el deficit cero). En ese marco histórico creo que una incipiente recuperación de la industria en el período 2003/2008 es positivo, y que la intervención estatal para mantener un tipo de cambio alto fue acertada. Recordemos que la industria es un gran generador de empleo, y recordemos también lo que produjo el boom financiero de los 90, además de que se había abaratado el pasaje a Cancún (18 % de desocupacion en el 95, mas de 40 % de pobres).
    Si bien coincido en que este modelo tiene deficits, como el energetico, como el inflacionario (aunque esto merece un análisis aparte), creo que bajar el tipo de cambio sólo representaría una merma en la producción industrial nacional, ya que justamente uno de los puntos que hace más competitiva a la industria es que sale más barato producir en el país un bien que importarlo directamente (como pasó en muchas ramas a partir de 1976, que produjo la destrucción de miles de talleres y de fábricas). Recordemos que eso genera empleo, más allá del problema del poder adquistivo del salario, que es indudable.
    A veces por buscar mejores soluciones podemos terminar cayendo en los baches del pasado.

  4. Juan Manuel Cascone Says:

    Nico, bienvenido al blog antes que nada.

    Concuerdo con tus observaciones en cuanto a qué haria más competitivo al país. No así a tu opinión de que la Argentina DEBE ser productor de bienes de capital obligatoriamente. Hay países que sin serlo, corren mejor suerte que nosotros.

    Volviendo al tema de TiCo, tanto el artículo original como mis comentarios apuntan a que no es sostenible en el tiempo. NO es herramienta de competitividad, sino una cuasi-realidad que distiende y esconde ineficiencias. No puede ser una política en sí misma.

    Creo que el período que estamos viviendo es desde hace mucho realmente favorable (no sólo por el precio increíble de las materias primas que exporta Argentina, sino también por el crecimiento global de la economia), y si bien nadie niega la recuperación del PBI, me parece que estamos desaprovechando un ambiente internacional único.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: